La evaluación como estrategia de acompañamiento

El miedo a ser evaluados es algo que arrastramos desde corta edad.  Ante la evaluación se suele tener una actitud defensiva o justificativa de los propios errores.  En el campo empresarial, muchas veces el trabajador tiene temor que fruto de la evaluación puedan despedirlo o “serrucharle el piso”, es decir, que otros ocupen su puesto de trabajo.

En una de las evaluaciones a las que fui expuesto recuerdo que mi jefe me dijo algo así: “Carlos, en esta empresa todos son tiburones por lo cual o aprendes a defenderte o te matarán”.   Lógicamente, en un ambiente tan agresivo es muy difícil abrirse a un proceso de evaluación constructivo.  Lejos de ser simplemente un mecanismo de control, la evaluación debe ser una forma de acompañamiento continuo y de promoción. La evaluación debe ser orientada como una estrategia de acompañamiento al trabajador donde le muestra con claridad el lugar donde se encuentra y le brinda la ruta a seguir para alcanzar las metas acordadas.  En otras ocasiones la evaluación es vista como un simple “requisito” que debo cumplir, pero que no le agrega nada a mi proceso de desarrollo o el de la empresa.  El proceso de evaluación debe estar enmarcado dentro del plan estratégico de la empresa para que ayude al desarrollo de las personas.

Para que la evaluación sea realmente beneficiosa tiene que tomar en cuenta diversos factores.  De parte del evaluador es fundamental que tenga una aproximación objetiva a la realidad y no se deje llevar por prejuicios o ideas reductivas hacia la persona evaluada.  Para ello, las competencias a ser evaluadas deben estar claramente definidas y ser fácilmente identificables para no caer en ambigüedades o interpretaciones equívocas de la realidad.

 Otro tema a considerar son los valores y principios que guiaron el desempeño de la persona.  El trabajador no debe ser simplemente evaluado en vistas a la  meta alcanzada, sino también en base a los valores que guiaron el proceso en la consecución de dicha meta. Por ejemplo, no basta haber incrementado el 10% las ventas si esto va en desmedro de la atención al cliente o de la ética en el trabajo.

Adicionalmente  es importante evaluar no sólo sobre resultados individuales, sino sobre metas comunes.  De esa manera, no se genera una actitud de enfrentamiento entre los distintos departamentos o personas de la empresa.  Una manera de lograr la colaboración entre las personas es evaluar metas comunes y  premiar a las personas que ayudan a desarrollar a las personas a su cargo o generan un ambiente de cooperación con otros departamentos.

La evaluación no debe darse sólo una vez al año, sino que debe ser un proceso continuo donde la persona pueda darle seguimiento a sus avances y tomar correctivos a tiempo. Es una oportunidad para ir  a la raíz de ciertas actitudes que afectan el desempeño.  En la medida que el trabajador se identifique con los valores y la visión de la empresa se exigirá sin que necesite de alguien que ejerza “control” permanente pues  está comprometido con los principios e ideales de la institución.

Un signo de madurez de la persona es cuando constantemente está buscando retroalimentación de sus compañeros de trabajo o sus jefes.  La autoevaluación es una actitud interior que busca constantemente la superación y la rectificación si fuese necesario para poder entrar en un proceso de desarrollo continuo.  No tengamos miedo a la evaluación, sino a acostumbrarnos a la mediocridad e indiferencia que impiden la mejora continua.

Deja un comentario

− 4 = 1

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.