No hay tiempo para pensar

Una de las habilidades necesarias para el empresario es la claridad mental que permite  identificar los factores  relevantes y determinantes en la toma de decisiones.  

Vivimos en  un ambiente de veloces cambios en una especie de carrera contra el tiempo para la toma de decisiones.  La acción rápida, sin embargo,  no necesariamente es la más eficaz cuando las urgencias desplazan el análisis profundo.  Muchas veces se toman decisiones de manera precipitada y superficial en base a datos aislados o no integrados.  Una de las habilidades necesarias para el empresario es la claridad mental que permite  identificar los factores  relevantes y determinantes en la toma de decisiones.

En el libro denominado “Inteligencia ejecutiva” – escrito por Justin Menken – se detallan diversos casos donde no se usaron los procesos analíticos apropiados al tomar decisiones: “En lugar de usar los criterios sistemáticos que incluyen un breve análisis, los gerentes actuaban primero y examinaban después los resultados de su esfuerzo, usando el método de tanteos para elegir un criterio y dar con una solución.”  La causa fundamental de los errores fue el “pensamiento confuso” en el que los ejecutivos no reconocían las suposiciones que guiaban sus decisiones o no pensaron en las probables consecuencias de las mismas.  El estudio evidencia el alto costo de remediar errores y el tiempo perdido para la organización que tuvo que rectificar el rumbo equivocado.

La claridad para identificar la meta no sólo es importante en el ámbito laboral, sino en la vida personal.  De nada sirve una acción acelerada si la meta que se quiere alcanzar y los medios que se requieren para llegar a la misma es poco clara o ambigua.   Recuerdo cuando un alto ejecutivo después de haber trabajado 40 años en una empresa se me acercó y me dijo: “Si hoy pudiese volver a elegir nunca escogería el rumbo que he tomado en mi vida pues he dejado a un lado lo importante y lo que he alcanzado no me satisface.”  Cabe pues detenerse a responder a las preguntas fundamentales para evaluar la dirección en la que estamos encaminando nuestra propia vida.  Esta es quizá la principal tarea para no toparnos con la sorpresa que nos hemos agotado en una dirección incorrecta.

Deja una respuesta

3 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.