Relación entre el trabajo y la familia

Las personas que trabajan deben  encontrar espacios adecuados para atender el ámbito personal y familiar. 

El trabajo y la vida familiar se condicionan de manera recíproca.  Por un lado, las exigencias del mundo laboral pueden copar espacios necesarios para la familia.

La mayoría de las personas que trabajan tienen como motivación fundamental el darle lo mejor a sus seres queridos.  Paradójicamente por trabajar en exceso se termina dejando a un lado el espacio que la familia necesita como lo testimonia una de tantas personas que viven esta realidad: “En el mundo laboral hay que mostrar que tenemos la camiseta puesta y quedarse hasta tarde.  Al final del día, una persona llega cansada a su casa, saluda a su cónyuge, medio cruzan palabras y a dormir.”

En circunstancias donde el trabajo es demandante es importante brindar calidad  de tiempo  a la vida familiar tratando de dejar de pensar o resolver asuntos laborales fuera de la oficina.  A veces se da más atención al trabajo buscando “compensaciones” de valoración personal que no se encuentran en el hogar.  En estos casos el trabajo se usa como fuga a las obligaciones familiares.

Por otro lado las tensiones y las crisis familiares influyen negativamente en las actitudes y rendimiento en el campo laboral fuera de la oficina.  “La familia constituye uno de los puntos de referencia más importantes, según los cuales debe formarse el orden socio-ético del trabajo humano.”  (Laborem exercens N. 10).   Tanto los directivos como el departamento de Desarrollo Humano deben tener  estrategias y políticas claras de promoción familiar, generación de programas de orientación, jornadas de integración familiar e iniciativas de desarrollo ocupacional que permitan a la empresa hacer una opción real y eficaz por la familia de los trabajadores.

De esta manera se incentivarán desde  la organización los valores éticos  y el cultivo de relaciones profundas entre los miembros de la familia.   La presión social por el éxito o el bienestar no deben desplazar las auténticas prioridades en nuestras vidas.  ¿Trabajamos para vivir o vivimos para trabajar?

Deja una respuesta

+ 55 = 62

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.